Los Robots de Asimov II

En esta ocasión les traigo la segunda parte del resumen del libro “Yo, Robot”. Ahora Greg y Mike se enfrentarán a un nuevo problema después de seis meses de vacaciones…

¿Un robot con amnesia?

El DV-5 era un robot minero peculiar, pues 6 robots más formaban parte de él, tal y como los dedos forman parte de la mano. Dave, como se llamaba el robot, se comunicaba con sus subordinados a través de campos positrónicos, pero como en las anteriores ocasiones algo no marchaba bien: Dave trabajaba sólo cuando era vigilado, no en caso contrario. Para resolver este nuevo acertijo Donovan y Powell decidieron entrevistar a Dave.

“No lo sé”, esa fue la respuesta de Dave ¿Amnesia? Eso era tan sólo una romántica analogía. Decidieron hacer otras pruebas y todo anduvo bien, su cerebro positrónico no tenía fallas ¿qué fallaba entonces con Dave?

Fuese lo que fuese Powell decidió vigilar a Dave a través de una visiplaca y no tardo mucho en ver un comportamiento extraño: ¡Los robots parecían ensayar una marcha militar! Fue entonces que decidieron entrevistar a uno de los “dedos” y preguntarle acerca de las ocasiones en que su amo decidió apartarse del esquema cerebral, el “dedo” recordaba esas ocasiones y declaró que recibió una orden que antes de ser interpretada fue interrumpida por otra que lo obligó a avanzar en una extraña formación ¿Cuál era esa primera orden? El robot respondió: “No lo sé”. Tendrían que descubrir esa orden, la cual sólo era dada cuando Dave se veía envuelto en una situación de peligro. La solución: provocarían un pequeño desprendimiento de tierra, bajaron a la mina, pero joder, quedaron atrapados, la única forma de salvarse ahora era encontrar a Dave… y allí estaba Dave, a quince metros de nuestros amigos.

Powell disparó tres veces, había derribado a uno de los robots subsidiarios, ahora Dave no tendría que transmitir una señal séxtuple, sino quíntuple, con lo cual la intensidad en el circuito de iniciativa personal disminuye… esa era la solución, como siempre y en palabras de Greg: “habían omitido lo evidente”.

La historia de Herbie

Herbie fue un robot único en su clase, ni antes ni después de él hubo uno igual…

Alfred Lanning y el matemático Peter Bogert platicaban acerca de Herbie, un robot capaz de leer la mente. Con ellos estaba Milton Ashe, el empleado más joven de la U. S. Robots y la doctora Susan Calvin ¿qué era aquello que hacía que el cerebro positrónico de Herbie se sincronizara con las ondas del pensamiento ajeno? Mientras no se supiese deberían conservar en secreto la existencia del RB-34, en tanto trabajarían para descifrar el enigma.

El trabajo más interesante sería el de la doctora Susan Calvin pues trabajaría directamente con el mismo Herbie. Y pasó lo que tenía que pasar; Herbie leyó en los pensamientos de la doctora Calvin su amor por Ashe y peor aún le dijo que este le correspondía también.

Bogert en cambio se había atrasado con su trabajo, por consejo de la doctora Susan, aunque de mala gana, visitó a Herbie para pedir algunos tips de lo que estaba haciendo. Herbie en cambio le dijo que no podría ayudarle en mucho pues Bogert era mejor matemático que él. Justo cuando estaba abandonando la sala decidió preguntarle algo al robot, este se le anticipó y le dijo que Lanning había dimitido a su puesto y finalizando el enredo en el que estaban él sería el nuevo director.

Pero Bogert seguía sin poder resolver el dilema, las hojas con cálculos aumentaban más y más. En eso estaba cuando Lanning entró a su despacho y empezó a discutir con él su desprecio al Efecto de Permanencia en el bombardeo positrónico argumentando que la Ecuación de Conversión de Mitchell no servía por la simple y sencilla razón de que había usado hiperimaginarios. En todo eso Herbie estaba de acuerdo. Eso cabreo a Bogert, si era tan bueno Herbie pues que resolviera el problema del despertador mecánico ¿Para qué tomarse la molestia de buscar no-esenciales? Pero según Lanning Herbie no podía hacerlo, habría que renunciar al proyecto… Eso no le gustaba a Bogert, al fin y al cabo Alfred era un fósil disecado que había dimitido ya, el jefe ahora era él… los dos estaban cabreados ¿Había dicho Herbie semejante cosa? Sólo él podría afirmarlo o negarlo…

Por otro lado un ilusionado Ashe le comunicaba a la doctora Susan sus planes de comprar una casa, la cual no sería para él solamente pues pensaba casarse… no, con la doctora Susan no era.

Herbie les había mentido a todos, siguiendo los impulsos de obedecer la Primera Ley de la Robótica no debería dañar a un ser humano, incluso sus sentimientos. Ahora estaban Alfred, Peter y Susan frente a Herbie tratando de sacarle la verdad al robot. Pero el robot se negaba a hablar, si hablaba heriría sus sentimientos, aunque igualmente lo hacía si no hablaba… La robotpsicóloga tuvo una idea entonces…

–Si hablas Herbie los hieres, pero si no hablas los hieres igualmente, pero si hablas igualmente los hieres, pero si no hablas…

Herbie se desplomó… se había vuelto loco.

El robot paseador

Nuestra siguiente aventura nos lleva a Hiperbase, donde la doctora Susan, Bogert y el general Kallner discuten sobre un robot perdido, o mejor dicho mezclado entre otros 72 robots y con la tendencia a esconderse. Y peor aún, un robot cuyo cerebro no tiene impresa toda la Primera Ley de la Robótica. Y es que el NS-2 tenía grabado en su cerebro “Ningún robot puede dañar a un ser humano”, suprimiendo así la parte que lo obligaba a entrar en acción si un agente externo pone en peligro al ser humano. A la doctora Calvin le daba igual destruir los 73 robots, al fin y al cabo nadie le consultó a la hora de construirlos, no así a Bogert y a Kallner, quienes veían en ello una pérdida millonaria.

Antes de que se extraviase fue Gerald Black el último en ver a Néstor 10 y también el último en hablar con él ¿Qué le dijo? Vete a pasear, pero aquello no era suficiente para la doctora Susan ¿Cómo lo dijo, en qué tono? Acompañado de una retahíla de palabras obscenas. Después de eso se hizo una entrevista a cada uno de los 73 robots, sin embargo no se encontraba a Néstor, uno de esos robots estaba mintiendo. Sería necesario hacer pruebas más profundas.

El verdadero problema con el Néstor 10 era que se consideraba más inteligente a sus superiores. Por lo tanto aunque no tenía necesidad de rescatar a un ser humano en peligro de muerte, lo hacía o convencía a los demás robots de no hacerlo si ellos mismos estaban en peligro de morir. Era necesario separlos o buscar una diferencia entre ellos… momento, había una diferencia, no todos estaban adiestrados en Física Espacial. La estrategia era engañar a los demás robots, Néstor 10 no sería engañado por saber más y de esa manera sería atrapado.

Por ahora es todo, después les resumo los capítulos restantes…

2 comentarios sobre “Los Robots de Asimov II

  1. La verdad que Isaac Asimov fue un visionario del S. XX, como lei en uno de sus libros algo que le inspiraba mucho en su entonces fue la carrera espacial. Aunque habiendo empezando con pequeños cuentos para revistas de ciencia ficción (te recomiendo leer Selección I de Isaac Asimov Edit. Bruguera) avanzo en su carrera hasta hacer novelas no solo ciencia ficción sino tambien sobre temas historicos (La alta edad media) ó sus especialidades sobre robotica, ciencia ficción, psicologia etc (Saga de Fundación). Ahora podemos ver peliculas basadas en novelas de el (El hombre bicentenario, Yo robot, proximanete Fundacion). para terminar les recomiendo leer: “La ultima pregunta” de este mismo autor, Isaac Asimov

    1. Sí, le entraba a todo. Hace poco ví en Amazon un estudio que hizo sobre la Biblia (me gustaría leerlo, a pesar de que no me late mucho su ateísmo), en cuanto tenga una lanita a ver si me compro esos libros🙂 que recomiendas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s